13 años sin Stanley Kubrick

Para muchos, el 13 es un número fatídico que suele atraer mala suerte, pero para Stanley Kubrick se trató de una cifra que cobró gran importancia a lo largo de su vida y que hoy recordamos a 13 años de su fallecimiento.

El primer acercamiento de Stanley Kubrick con el cine sucedió a los 13 años, cuando su padre le regaló una cámara con motivo de su cumpleaños. A partir de entonces el pequeño Stanley realizaría numerosos recorridos por la Gran Manzana buscando siempre imágenes únicas para el ojo del espectador.

Sus primeras incursiones al cine fueron a través del cortometraje, siendo Day of the Fight –13 letras– el último previo a su debut en la pantalla grande. En 1953 estrenó su ópera prima Fear and Desire –de nueva cuenta 13 letras– y con el tiempo realizaría 13 películas que cautivarían al público y la crítica, que se mantienen como referentes obligados para los amantes del celuloide. Curiosamente, Kubrick estuvo a punto de dirigir una 14ª película con Inteligencia Artificial, pero la muerte se cruzó en su camino.

Obtuvo la primera de sus 13 nominaciones al Oscar en 1965 por Dr. Strangelove, aunque solo recibió una estatuilla a Mejores efectos visuales por 2001: Odisea en el espacio. Lamentablemente la Academia nunca reconoció al cineasta por su trabajo como director, tal y como sucediera con otros grandes realizadores como Alfred Hitchcock, Sam Peckinpah o Akira Kurosawa, cuyos méritos van más allá de una simple estatuilla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por su perfeccionismo y precisión técnica es considerado como uno de los directores más influeyentes del siglo XX; además, el simbolismo es una de sus características más importantes y una de las cuales posiciona sus creaciones como Cine de Autor. También, destaca la atmósfera que proyecta en cada una de sus pelícualas, aunque son de temáticas diferentes, cada una tiene una cierta estética hostil, cruda y a veces mordaz.

Entre sus películas más afamadas se encuentran Lolita, La naranja mecánica, El resplandor, Cara de guerra y Espartaco. Su última cinta fue Ojos bien cerrados, calificada por el realizador como su mejor película y la cual muestra una puerta con el número 265 –13 al ser sumado– en una de sus secuencias. Kubrick moriría el 7 de marzo de 1999, dos meses antes del estreno del filme, que a pesar de las altas expectativas, fue recibida tibiamente por el público y la crítica.

A pesar de ello, Stanley Kubrick se mantiene como uno de los principales exponentes de la industria cinematográfica y un clásico en toda la extensión de la palabra.

Anuncios

Un pensamiento en “13 años sin Stanley Kubrick

  1. Pingback: Toy Shining: Crossover de El resplandor y Toy Story | Coolture Point

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s