Nunca me abandones

Kazuo Ishiguro -ganador de premios como Premio Booker y Premio Whitbread- es el nombre del creador de la historia Nunca me abandones (Never let me go) publicada en 2005. La novela sigue muy de cerca el estilo japonés -aunque el autor vivió desde muy pequeño en Inglaterra- enfocándose en pocos personajes y un argumento que se va desarrollando de manera lenta pero siempre manteniendo al lector involucrado y sumergido en el tópico.

Nunca me abandones se centra en una niña llamada Kathy H. ,quien siempre ha vivido en un orfanato inglés y junto con otros niños y profesores se educa de una manera poco convencional. Desde muy pequeños les hacen saber que son especiales y deben cuidar mucho su cuerpo al alimentarse bien y evitar cualquier tipo de vicio. Aunque no se les explica el por qué, los infantes no parecen estar muy interesados en ello y se desenvuelven de manera natural. Entre juegos y actividades van sucediendo varios acontecimientos que marcan la vida de Kathy, su amiga Ruth y su mejor amigo Tommy. Cuando les llega el momento de abandonar la institución ellos saben perfectamente que su existencia tiene el único propósito de ser un tipo de donantes vivos. Al marcharse por primera vez no conocen nada fuera de las fronteras del colegio, aprenden a través de compañeros que salieron tiempo antes y vivirán con ellos en una residencia campestre hasta que llegue el tiempo de decidir que opción elegirán primero: donante o cuidador.

Con un tinte bastante nostálgico las experiencias tanto de Kathy como de sus amigos son narradas con una excelente prosa. Uno de los aspectos más cautivadores de la narrativa de Ishiguro es la manera en cómo desarrolla el tema existencialista centrado en la clonación y los derechos humanos, así como la pregunta eterna de la realidad del alma. Sin duda es un libro altamente recomendable, aunque te dejará nostálgico, es una obra literaria con una trama fresca y diferente.

Hace un par de años se estrenó la adaptación de Nunca me abandones, dirigida por Mark Romanek y estelarizada por un elenco sobresaliente: Carey Mulligan, Keira Knightley y Andrew Garfield. Llevar un libro a la pantalla grande es una tarea complicada y si no se cuenta con la dupla de la supervición del autor y un buen guionista, se pueden obtener resultados desastrosos.

En esta ocasión el guión -escrito por Alex Garland (Sunshine, Exterminio)- expresa de manera casi pura la base de la historia, dando como resultado un buen trabajo de adaptación. Si bien realiza un pequeño cambio, que en mi punto de vista tiene una causa importante en la historia, lo demás lo deja intacto. La novela es detallada y tiene varios acontecimientos, sin embargo, el guionista rescata cada uno de los aspectos más importantes que reflejan el desarrollo de la temática. Mi único pero es que al ser una película de escasos 103 minutos la historia se puede llegar a sentir un tanto cortada o acelerada respecto al libro.

Por otro lado la dirección es loable -a pesar que Romanek se dedicaba enteramente a la creación de videoclips- logra plasmar a la medida la ambientación de la novela y, la atmósfera nostálgica que reina de principio a fin, está eficazmente proyectada por el cineasta. Ligado a ello la fotografía no se queda atrás, Adam Kimmel (Capote) da la percepción adecuada de la raíz de la novela, realizando un excelente trabajo con la cámara.

Aunque el libro es más recomendable vale la pena ver la película, pocas veces se realizan buenas adaptaciones y esta es una de las excepciones a la regla. Eso sí, mi consejo es leer primero y ver después.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s