Tercera llamada en las caballerías

Tal vez hayan escuchado o se les haga conocido el título de War Horse, ya sea por el libro, la obra de teatro, o por la película de Steven Spielberg. War Horse es una novela escrita por Michael Morpurgo, la cual versa sobre las vicisitudes de un equino llamado Joey y su propietario Albert a lo largo de la Primera Guerra Mundial. Una característica sobresaliente del libro es que está narrado a través de la perspectiva del caballo, lo cual le otorga una cualidad emocional diferente al lector. Vale la pena resaltar que sus orígenes radican en que la Primera Guerra Mundial fue el último conflicto bélico en donde se emplearon caballerías, ya que los animales fueron reemplazados por maquinaria en ese período, dando como resultado millones de decesos de estos mamíferos.

Este post no es sobre el libro en sí, sino de su puesta en escena. Tuvimos la oportunidad de ver esta obra, la cual está adaptada por Nick Stafford y la presenta Handspring Puppet Company, sí leyeron bien una compañía de marionetas, lo que la hace aún más especial, pues al ser un caballo el personaje principal  (iba a ser muy difícil meter un caballo todos los fines de semana en un teatro y dar funciones a miles de personas) la idea de representarlo a través de un títere es estupenda. Los actores, tanto los que manejan los títeres como los que no, ejecutan de una forma exquisita cada uno de sus personajes, es un deleite verlos actuar, no cabe duda alguna de su profesionalismo y capacidad histriónica. La adaptación por su parte está muy bien lograda, si bien aquí el caballo no es el narrador de la historia, no le resta valor alguno a su proyección. Asimismo, el guión y la escenografía están a la altura, si bien la historia tiene más carga emotiva, los personajes menos serios también tienen su encanto; los recursos utilizados para proyectar el entorno y los sucesos, son realmente buenos, en ningún momento escatiman en la creatividad y la representación de las vivencias de una guerra.

La finalidad de todo esto es que no pierdan la oportunidad de disfrutar esta historia, ya sea leyendo el libro, viendo la película o dándose un tiempo para disfrutar de esta opción teatral, que tristemente aún no llega a nuestro país pero esperemos no tarde.

Fotografía de Paul Kolnik de Lincoln Center Theater

Fotografía de Paul Kolnik de Lincoln Center Theater

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s